leyenda restaurante Las Palomas windsurfing deportes aereos remo baño pesca caza rutas bicicleta paseos a caballo senderismo paisajes habitaciones

CÓRDOBA


Crisol en el que tres culturas se enriquecieron con su mutuo contacto, Córdoba es una ciudad con un encanto hechizante, que no dejará indiferente a ningún visitante.

Córdoba está emplazada sobre uno de los abundantes meandros del Guadalquivir al pie de la Sierra Morena. Los orígenes de la ciudad de Córdoba hay que buscarlos por la época de la dominación del pueblo cartaginés; hay noticias bastante fiables de una colonia establecida por los romanos en el año 169 aC, que con el tiempo llegaría a convertirse en uno de los centros administrativos y militares de mayor importancia al sur de la península.

La importancia de Córdoba decae durante el dominio visigodo, pero la llegada de la invasión la convertirá en la principal ciudad de andalucía, tras su transformación en califato independiente bajo el gobierno de Abderramán I. El islam dejó profundas huellas en Córdoba y prueba de ello es la mezquita. Otros puntos de características musulmanas son los barrios de Al-Medina y Axerquia. Hay en la ciudad incluso una Judería, que fue establecida con el consentimiento del califato.

La visita de la ciudad puede comenzar con un largo paseo por el dédalo de las callejas del barrio de la Judería, cerca de la mezquita, con pequeñas casas encaladas con rejas floridas de geranios. En la calle de la Muralla, la sinagoga tiene una decoración mudéjar del s.XV y está adornada con inscripciones hebraicas.


GASTRONOMÍA: Rabo de toro y manos de cerdo a la cordobesa.

www.ayuncordoba.es