leyenda restaurante Las Palomas windsurfing deportes aereos remo baño pesca caza rutas bicicleta paseos a caballo senderismo paisajes habitaciones

MEDINA AZAHARA


Al pie de la sierra de Córdoba se halla esta magnífica ciudad, que no ha perdido, a pesar del expolio y el abandono de siglos, nada de lo que fue su más rico y auténtico adorno: su capacidad de despertar la imaginación y la fantasía, con la belleza de lo que nos ha llegado y lo que, meritoriamente, han conservado y recreado los arqueólogos y restauradores.

Apenas a 7 kilómetros de la ciudad de Córdoba en dirección oeste, tan efímera como su nombre, se halla la antigua Madinat al-Zahra o Medina Azahara, ejemplo de ciudad andalusí.

Levantada por orden del califa cordobés Abd al-Rahman III en el siglo X en el Monte de la Novia Chábal al-Arus, frente al valle del Guadalquivir y orientada de norte a sur, para ser la capital del Califato residencia real y sede del gobierno. Aprovechando perfectamente el desnivel del terreno, la ciudad fue distribuida en tres terrazas; su forma es rectangular y ocupa unas 112 hectáreas, rodeándola una imponente muralla.

Dice la leyenda que fue su favorita Zahra, "La Flor" quien le sugirió su construcción. La ciudad reflejaría el esplendor del califato y todo el lujo, magnificencia y poder del último de los grandes califas cordobeses.

La Guerra Civil en Al-Andalus y los saqueos, los enfrentamientos y los incendios destrozaron la ciudad más bella de occidente. No fue hasta el siglo XIX que aquél montón informe de ruinas fue identificado como Medina Azahara, no comenzando hasta 1910 su excavación y restauración.

El complejo urbano y residencial fue realizado con arquerías, capiteles, columnatas, muros, pavimentos cubiertos en su inmensa mayor parte por mármol blanco. Destaca asimismo la extraordinaria decoración geométrica y floral.

www.ayuncordoba.es